Rechercher un orthodontiste, prothésiste ou fournisseur

La durabilidad de los tratamientos

Uno de los factores esenciales del éxito es la contención. Dura en general dos años, pero algunos ortodoncistas piensan que hay que utilizarla el mayor tiempo posible, incluso de por vida en ciertos casos.

En regla general, la contención para mandíbula está constituida por un arco que se adosa detrás de los caninos.

En cuanto a la mandíbula maxilar, el ortodoncista utiliza a menudo un aparato amovible a modo de férula o un arco que se coloca delante de los dientes. Estos aparatos son estáticos. No corrigen defectos en la dentición.

La dentición, como el rostro, envejece y la posición de los dientes al final del tratamiento no se quedará así de por vida.

Existe una cierta movilidad de los dientes y si las muelas del juicio salen después del tratamiento, empujarán a las otras para hacerse hueco. Habrá entonces que ver de nuevo al ortodoncista, que decidirá si es necesario ver a un estomatólogo para extraer las muelas del juicio.

La fuerza que ejercen los labios y la lengua pueden modificar la posición de los dientes. En cualquier caso, si esto ocurre, deberá avisar a su ortodoncista.

En caso de que los dientes vuelvan a la posición anterior, después de la retención, no es aconsejable volver a usar el mismo aparato de retención. Puede que se haya degradado con el tiempo y  será apto para desplazar los dientes. Hay que informar a su ortodoncista  que puede crear un nuevo aparato específico si los desplazamientos son leves. Sin embargo, si los dientes se han movido mucho, habrá que colocar un aparato tradicional que puede tener un campo de acción limitado o utilizar un sistema de férula progresiva, pero resultará más caro.

Si prosigue su navegación en esta página, usted acepta el uso de cookies, especialmente para realizar estadísticas de visitas.