Rechercher un orthodontiste, prothésiste ou fournisseur

La sensibilidad y la alergia

El tratamiento comienza con arcos de pequeño tamaño cuya fuerza es poco importante. La sensibilidad es normal. El paciente siente que sus dientes se mueven y el resultado del tratamiento es espectacular ;  ¡ en menos de una semana, tenemos a veces la sensación de que el tratamiento está casi terminado en los casos más sencillos ! El hecho de desplazar los dientes hace que dientes que antes no estaban en contacto ahora lo estén. Se trata de un traumatismo oclusal temporal. Lo cual puede provocar una cierta movilidad. El ortodoncista deberá intervenir para realizar un ajuste en una situación que, aunque incómoda, no representa ningún riesgo.

Frente a un traumatismo oclusal causante de una movilidad dental elevada, la inflamación puede conducir a la pérdida de tejidos de soporte y poner el diente en peligro. Hay que mantener una higiene dental perfecta para evitar una infección.

Otra causa de dolor es el impacto sobre los nervios situados en el interior de la pulpa del diente.

Para terminar, los problemas de periodoncia tambien puede ser causa de dolores.

La alergia al níquel y los aparatos dentales

El 10% de la población es alérgica al níquel, pero esta alergia es sobre todo una alergia de contacto que afecta a la piel. El desprendimiento de una pequeña cantidad de níquel en la boca puede desencadenar reacciones alérgicas en muy raras ocasiones. En el resto de los casos, el efecto es más bien la desensibilización al níquel, de la misma manera que los piercings.

El hecho de que una jóven haya llevado pendientes con níquel no puede tener relación con el fenómeno alérgico.

En el caso de una alergia leve, el riesgo durante la colocación de un aparato de brackets es ínfimo. Contrariamente a lo que se dice, cuanta más cantidad de metales semi-preciosos (como el cromo o el níquel) contiene el acero, menos riergo hay de alergia. La alergia está provocada por la liberación de iónes metálicos en la boca. Un acero con gran cantidad de níquel y cromo se corroe menos que un acero que contiene poco y libera menos níquel. Por eso los arcos de níquel-titanio producen menos alergia que los de acero. Los arcos de acero se utilizan al final del tratamiento cuando el síndrome alérgico es leve por el hecho de la desensibilización progresiva de haber llevado el aparato.

Los análisis muestran que la mayor parte del níquel se desprende durante las dos primeras semanas y que el níquel proviene especialmente de las soldaduras base/ aletas de los brackets. Los riesgos son minimizados utilizando brackets de pequeño tamaño, sin soldaduras o soldados con oro, realizados por famosas compañías de ortodoncia.

Más que en el aparato de brackets, el riesgo de alergia se encuentra en los aparatos que fabrica el protesista. Estos contienen soldaduras que dejan escapar cantidades importantes de níquel durante los primeros días, al menos diez veces superiores a las que libera un aparato clásico.

La solución consiste en revestir el aparato con una fina capa de oro o de paladio. Aunque esta capa se desgaste, el desgaste será parcial, progresivo, y muy poco níquel se desprenderá del aparato, de manera que el organismo ni reaccionará.

Para pacientes muy alérgicos, es posible utilizar brackets cerámicos y pedir que recubran los arcos, las bandas .... y otras piezas de metales preciosos

Si prosigue su navegación en esta página, usted acepta el uso de cookies, especialmente para realizar estadísticas de visitas.